Pichona

Una de mis abuelas se llamaba Pichona, y como toda abuela era una grosa. Mi abuelo al que lamentablemente conocí muy poco, se la pasaba armando cosas en su tallercito y no le cabía mucho salir. No se bien como fue, pero parece que Landrú una vuelta, por el setenti algo les hizo un chiste.